Saltar al contenido

Plantas acuáticas

acuáticas

Conocemos por plantas acuáticas a todas aquellas que se han adaptado a vivir sumer- gidas en el agua, ya sea completamente o solo parte de ellas. Estas plantas son ideales para estanques y aucuarios o como plantas ornamentales por sí mismas colocadas en recipientes con agua. ¿Quieres conocer más acerca de estas plantas? ¡Sigue leyendo!

Tipos de plantas acuáticas

A continuación tienes una lista con algunas de las plantas acuáticas más representati- vas.

Nenúfar Falso papiro Lirio amarillo

Junco Espadaña Cola de caballo

Ceratophyllum Lenteja de agua Lechuga de agua

El hábitat y ubicación de las plantas acuáticas

Aunque todas las plantas acuáticas comparten la característica común de estar adaptadas a vivir en un medio acuoso, no todas ocupan el mismo lugar en el agua, y las diferentes especies tienen diferentes necesidades y ubicaciones. Hay plantas que crecen completamente sumergidas, otras que crecen en los márgenes donde hay suelo fértil y encharcado, y otras que viven flotando en el agua. Si te estás preguntando qué lugar debería ocupar tu planta en el estanque, aquí te damos una guía rápida.

En la zona más profunda se deberían colocar los nenúfares, a una profundidad de entre 80 y 200 cm, dependiendo de la especie. Hay variedades de nenúfares enanos que irán bien con solo 20 cm de agua o incluso menos. Lo importante es tener en cuenta que el nenúfar requerirá sol y aguas quietas o con una corriente muy suave. En primavera, si está en una buena ubicación y con las condiciones óptimas, nos dará hermosas flores sobresaliendo sobre el agua.

En las zonas menos profundas de la ribera del estanque podremos colocar plantas como la cola de caballo, la espadaña, el junco o el falso papiro. Estas plantas requieren de agua en sus raíces pero la parte aérea seca. Además, necesitarán suelo en la base. Para ello puedes añadir sustrato o tierra de tu propio jardín al estanque, o, si no quieres que el agua se enturbie, puedes plantar estas plantas en maceta, u otro recipiente que permita pasar el agua, y sumergir la maceta en el agua a poca profundidad. Esto además ayudará a que la planta no se suelte y quede flotando cuando la acabas de plantar y todavía no ha desarrollado sus raíces.
En los bordes del estanque que no están del todo sumergidos pero a los que la humedad llega constantemente permeando el suelo, se pueden plantar otras plantas, como muchas especies de Iris adaptadas a vivir junto al agua, (como el lirio amarillo, Iris pseudacorus), papiros o falsos papiros y juncos.

Por otro lado tenemos las plantas acuáticas que viven completamente sumergidas. Estas plantas nos ayudarán a oxigenar y filtrar el agua y competirán con las algas que puedan surgir, controlando así su población. Este es el caso de Ceratophyllum demersum, una planta muy popular para acuarios y estanques debido a su rápido crecimiento y fácil mantenimiento: bastará con sumergirla en un punto donde alcance la luz solar. Aunque siempre será mejor anclarla a algún punto con algo de sustrato nutritivo, esto tampoco es imprescindible, ya que puede vivir como planta flotante, y bastará con dejarla flotando en el agua. Si vemos que crece demasiado y queremos controlar su crecimiento bastará con cortar y retirar las ramas que consideremos.

Por último tenemos las plantas flotantes, adaptadas a vivir con las hojas en el exterior pero con las raíces sumergidas directamente en el agua. Estas plantas son muy beneficiosas ya que absorben nitratos a través de las raíces, limpiando así el agua y, de nuevo, compitiendo con las algas y controlando su población. Además, si la masa de plantitas flotantes es muy densa impedirá que acceda la luz directa al fondo del estanque y evitará la proliferación de algas unicelulares que vuelven el agua de color verdoso.

La lechuga de agua y la lenteja de agua son dos de las plantas flotantes más populares. En el caso de la lenteja de agua, se trata de plantitas muy pequeñas que se reproducen muy rápidamente creando un manto verde. En condiciones óptimas puede ser muy invasiva, por lo que habrá que controlar su población. En estanques pequeños es tan sencillo como retirar la cantidad de plantas que queramos con una red . Por supuesto hay que evitar que la planta llegue a un espacio natural donde pueda convertirese en invasora y alterar el delicado equilibrio de los ecosistemas de agua dulce.

De ribera (suelo húmedo) Nenúfares Flotantes De raíces sumergidas Sumergidas

Plantas acuáticas fitodepuradoras

En los últimos años se están investigando mucho los usos de las plantas acuáticas como depuradoras de aguas grises. Esta es una forma natural de tratar aguas que luego pueden ser reutilizadas o devueltas a cursos de agua dulce. Para esto se emplean especies macrófitas capaces de almacenar nitratos, metales pesados, partículas y otros contaminantes en su sistema radicular y emplearlos para crecer.
Para este fin lo ideal es que el agua que queremos fliltrar pase antes por un filtro de arena o grava en el cual queden retenidas las partículas más grandes. Después nuestra plantación de especies acuáticas, tales como el junco o el carrizo, debería estar plantada sobre un lecho de grava filtrante y limo, de manera que las partículas contaminan- tes queden retenidas en este sustrato y las plantas puedan metabolizarlas de manera progresiva a través de las raíces. Este es un buen sistema de filtrado natural para es- tanques, para espacios naturales contaminados o incluso para piscinas naturales.
Te dejamos un diagrama que muestra de manera esquemática cómo funciona el proceso de depuración en una serie de balsas para mejorar la calidad del agua de un cur- so fluvial contaminado.

Azudes de roca natural, con huecos abier- tos para no bloquear la circulación de fauna.

En el remanso, las partículas más pesadas pueden decantar. El agua, al ascender, pasa por la grava y el suelo, donde se retienen las partículas contaminantes, el exceso de nitrato y cloruros.

A través de las raíces, la vegetación asimila estos elementos filtrados.

Algunas de las especies aptar para el filtrado de aguas son:

Juncus spp. (casi todas las especies de junco se pueden emplear para este fin). Iris pseudacorus (lirio amarillo).
Thypa spp. (las diversas especies de espadaña).
Phragmatis australis (carrizo).

Scirpus spp. (comúnmente llamados juncos también). Lythrum salicaria (arroyuela).