Saltar al contenido

Pasiflora (Passiflora caerulea)

pasiflora

La pasiflora o flor de la pasión es una planta trepadora leñosa que puede alcanzar grandes alturas si tiene un buen soporte (hasta 20 metros). Hojas pecioladas de color verde oscuro, característicamente divididas en cinco profundos lóbulos. Es perenne en climas tropicales y caducifloia en climas más fríos. Llaman la atención por sus hermosas flores púrpuras, grandes y solitarias.

Florece de verano a otoño, aunque en climas tropicales puede florecer todo el año. Tiene unos frutos anaranjados comestibles.

Origen

Es originaria de Centroamérica, aunque se cultiva desde hace mucho tiempo en Perú, Brasil y otros países Sudamericanos.

Usos

Apta para fines decorativos en pérgolas, verjas o arcos que le sirvan como soporte. La pasiflora se prepara en infusiones como calmante, relajante muscular, contra las migrañas o para ayudar a dormir. En grandes cantidades tiene efectos sedantes o hipnóticos.
Su fruto otoñal es comestible aunque poco popular debido a que es algo insípido.

Cuidados

Requiere suelos fértiles y húmedos. Es conveniente no abonarlos excesivamente con Nitrato para evitar el desarrollo excesivo de hojas. El riego debería ser frecuente y abundante, sobre todo en su fase de crecimiento. Se puede reducir la frecuencia en invierno.

La especie Passiflora caerulea resiste bien en climas más fríos, aunque es conveniente

protegerla contra las heladas. Otras especies de pasiflora son más delicadas en este sentido.
La exposición debería ser luminosa.
La planta se sujeta a un soporte mediante zarcillos, pero al principio es conveniente sujetarla a la estructura sobre la que queramos que crezca hasta que coja fuerza y pueda escalar por ella misma.