Saltar al contenido

Hiedra (Hedera helix)

Hiedra

La hiedra es una planta herbácea trepadora de hojas perennes que crece aferrándose con sus raíces aéreas a la superficie de los árboles o muros, alzándose así hasta los 30 metros de altura. A diferencia de las especies mencionadas anteriormente, que más que trepadoras eran enredaderas, a esta sí que se la puede considerar una verdadera planta trepadora, ya que gracias a sus raicillas autoadherentes es capaz de ‘trepar’ incluso en superficies verticales y lisas.

Las hojas son de un color verde oscuro, simples y lobuladas, con tres lóbulos dispuestos en una característica forma de punta de flecha, más o menos pronunciada según la variedad. No llama la atención su floración. Frutos tóxicos en forma de baya.

Origen

Nativa de Europa, África y Asia, donde crece en las zonas umbrías y húmedas de bosques o barrancos.

Usos

Apta para cubrir muros o paredes. También se puede emplear como tapizante a ras de suelo en zonas umbrías del jardín.
Se puede cultivar en maceta en interior.

Cuidados

Sustrato con materia orgánica, nutritivo y bien drenado.
Es conveniente colocarla en un lugar de sombra o semisombra, el sol directo podría dañarla, sobre todo en climas calurosos. Preferibles los muros orientados al norte. Los ejemplares de hoja totalmente verde serán más aptas para la sombra que aquellos de las variedades con tonos blancos o amarillentos, que requerirán algo más de luz.

Requerirá un riego regular y que el sustrato se mantenga húmedo.
Se puede multiplicar por esquejes cortando alguna rama con raíces aéreas.